Marco Alom. Lo inquietante

Marco Alom


Breve comentario crítico de Daniel Bernal Suárez

Escribía el filósofo italiano Mario Perniola en El arte y su sombra que "El encuentro con lo real [en términos lacanianos] genera angustia y trauma; en efecto, frente a lo real, todas las palabras y las categorías pierden importancia. De este modo, para Hal Foster el trauma parece la noción más adecuada para interpretar el arte actual, caracterizado por la voluntad de situar al espectador ante algo terrorífico y abyecto". El joven artista Marco Alom (1986) se centra en la plasmación de dibujos que, por su configuración, resultan inquietantes y casi traumáticos. En efecto, entre sus piezas podemos observar escenas cotidianas atravesadas por un flujo o chorro de pigmento, a modo de surtidor, que emerge de figuras descabezadas u oculta los rostros: así procede, por ejemplo, en Marino C. F., El último tango o Retrato de familia. En otra serie, encontramos la inserción de criaturas (ya sean marinas o terrestres, reptiles, peces, moluscos) cuya proporción y ausencia aparente de conexión con las escenas de fondo, nos lleva a pensar en una suerte de bestiario grotesco y de una singular extrañeza. La permanente presencia de referencias mitológicas, de la historia del arte o de diversa procedencia cultural, puede leerse como una deconstrucción en clave irónica. No falta un interés acuciado por la corporeidad tanto en sus aspectos anatómico-fisiológicos como eróticos que, aunado asimismo al tratamiento de lo macabro (véase la serie de Danza macabra), nos subsumen en lo apuntado por Mario Perniola: una vinculación traumática, de lo abyecto a lo macabro, de lo cotidiano insólito a lo desituado o resituado. El mismo Marco Alom ha revelado que “Mi obra gira en torno al Icono, al poder de la imagen en sí”. Fascinación del exabrupto, como en Salomé con la cabeza del Bautista, donde el erotismo de las formas femeninas se ofrece simultáneamente a la desmembrada testa de Juan. Acercamiento al trauma de lo real mediante lo simbólico, a ese esplendor de la sombra que conturba.

Escribir comentario

Comentarios: 0