Breve manifiesto

Editorial

El rumbo de la historia nos ha ido trayendo hacia una realidad confusa. Los discursos se intentan abrazar al caballo de la verdad de las masas y a las opiniones de gran difusión, mientras se cierran en la contradicción del no saber hacia dónde camina el pensamiento, en la levedad y en la dureza de la incertidumbre.

Ante esto, Fogal pretende ser el sustento de una llama de individualidades y no de masas, de heterogeneidad y no de pensamiento único que acerque el dedo a las llagas del tiempo sin depender de ningún sustento económico que lo haga marca o logo. Más allá de los grandes núcleos, esta leña donde el pensamiento pone los fósforos del cambio, donde la creación se muestra en lo alto de la fogalera, solo puede nacer desde el margen y jamás desde el centro. Fogal es y será la voz múltiple del juicio crítico, de la realidad no aceptada, de los eslóganes no creídos, de las mentiras no celebradas. Será, a la vez, reconocimiento de los ojos insulares y navegación o vuelo hacia otras latitudes. No llanto ni asimilación, sino olla en constante burbujeo: reflexión de la creación y del mundo como constante llama del pensamiento.

Escribir comentario

Comentarios: 0